O que encontrar do outro lado da esquina... uma luz, um amor, um sonho, um silêncio, um verbo ou uma conjunção que conecte dois mundos?



terça-feira, 23 de agosto de 2011

Y mientras tanto...



los ruegos que suben
por la escalera del campanario
se esfuman, la lluvia cae
sobre un nido de gárgolas sin alas
la esperanza se ahoga
en la mirada del indigente
donde el cielo suele sorber
gotitas de soledad


Y el silencio de las almas
perdidas
en un callejón de respuestas
sin preguntas
se vende fe y caricias a precio simbólico
un pastor y una puta se disputan la esquina.
Tiene hambre
el hombre que camina,
portando en las manos sus ojos cerrados,
no sabe de abismos en el sendero.
Guiada por el sonido de truenos
una tarde de verano choca despacio
contra el vacío de concreto.


Vida que de súbito se revela
mediante la muerte de cada día
y la resurrección de un pensamiento que es
más o menos falésias
más o menos años-luz
más o menos soledad de multitud.
La vida se rebela despacio
contra el vacío de concreto.


Y mientras tanto...


Idílicas palomas con sus idílicos parásitos
invaden libros de poesía
bajo la discreción de los paraguas,
quieren mirar cómo hacen el amor
una joven coja y un impotente anciano
y cómo vivieron felices para siempre.
Bajo las luces rojas de la ciudad
gimen los dedos manchados de nicotina
gimen los labios de ginebra y de carmín
la cama enmohecida
los sueños inmolados
la soledad, una vez más,
gime el vibrador.


A veces la rutina cede su lugar
a un embarazo
a un beso robado
a un Picasso
a una lluvia de papel picado
a un anónimo, vendedor de flores
(los lunes me amanece y me ama
y se va antes del desayuno y de la mentira)
a un cuerpo crucificado
a los niños abandonados
¿amarán y fueron amados?
¿dónde estan los hijos de nuestro padre,
los herederos de su espíritu oro?
No. No hay preguntas
en el callejón de respuestas.


Deja que las palomas miren
el teatro de los poetas en transe
con sus amores en migajas,
hasta que el toque de las campanas
las ahuyente.
Jamás se cierran las cortinas.


Señales de humo, ¿qué intentáis decir?
una boca que se mueve y se disipa
la comprensión no es bien vista
desde hace siglos, sólo quiere decir:
"quiero amarte"
(le gustaba aspirar cenizas de un amor bravío
y estornudar ánforas de Pandora)
La lengua de Dios realiza la fagocitosis
de un mundo extraño y la palabra se alimenta
de la fe de un papel en blanco
que vuela sobre nuestras cabezas
que vuela sobre el campanario
y cae rendido a los pies del indigente.




Nenhum comentário: