O que encontrar do outro lado da esquina... uma luz, um amor, um sonho, um silêncio, um verbo ou uma conjunção que conecte dois mundos?



domingo, 28 de fevereiro de 2016

En la Red


Lo conoció en una tarde de domingo a través de internet. Una chispa se encendió en ambos desde la primera palabra que escribieron.

Él estaba casado, tenía hijos, un buen empleo, exitoso, inteligente y apuesto. Ella también casada, con hijos, independiente, bella y experimentada a sus cincuenta años. Ambos buscaban diversión y el deseo perdido entre las sábanas de sus respectivas parejas.

Él sabía cómo seducirla, ponerla ardiente y fogosa, con sus palabras la penetraba muy fondo y despacio, le besaba cada rincón de su piel, de sus pliegues, le acariciaba el cuerpo y los pensamientos. 
Ella sacaba fotos eróticas del momento previo al orgasmo, y se las enviaba, alimentaba su miembro y su líbido, con devota pasión.
Hicieron el amor muchas tardes de domingo y se inundaron de placer hasta que un día decidieron arriesgarse y conocerse en un restaurante de la esquina.

Él, con una rosa roja y el sudor en las manos; ella, con una sonrisa de Monalisa y las piernas temblorosas. Los corazones latían fuerte. Uno delante del otro, sentados, se miraban y pensaban...mientras el silencio se adoñaba del salón y de sus bocas.

Ya todo había sido dicho, como una escena de la vida que vuelve a repetirse. Fue el princípio de un nuevo fin.

Nenhum comentário: